Hoy, como cada 3 de Junio, la Escuela Vecchioli da un poderoso y feroz grito para ser la voz de quienes ya no la tienen, víctimas de la violencia femicida.  HOy ponemos cuerpo, palabra, imágenes, bandera, ponermos nuestro corazón para que ningún otro deje de latir.

“Decir Ni Una Menos no es, un ruego ni un pedido. Es plantarse de cara a lo que no queremos: ni una víctima más. Y es enunciar a la vez que nos queremos vivas, íntegras, autónomas, soberanas. Dueñas de nuestros cuerpos y nuestras trayectorias vitales. Dueñas de nuestras elecciones: como queremos, cuando queremos, con quien queremos.

Decir Ni Una Menos es tejer una trama de resistencia y solidaridad; es el patriarcado el que inventa el guión de la rivalidad entre mujeres, del pánico moral frente a quienes no se reconocen ni varones ni mujeres tal como pretende modelarnos este sistema que asfixia. Son las redes de afecto que también son políticas las que nos permiten hacer visibles las opresiones, salir del círculo de la violencia, empoderarnos para vivir las vidas que queremos vivir.” (Fuente: www.niunamenos.org.ar)

#SoyVecchioli

#CompromisoAsumido

#NiUnaMenos

https://youtu.be/MkWdruNqLgM