La Comunidad Educativa de la Escuela Vecchioli ha nominado a la Profesora MIRTHA COUTAZ de MASCOTTI para formar parte del Camino de la Educación Santafesina, evento que destaca a esos docentes que las escuelas recuerdan por haber contribuido con su trabajo a un mundo mejor.  ¡Felicitaciones Mirtha!

A continuación, lo que fundamenta la elección:

La Comunidad Educativa de la EESO 429 “Mario R. Vecchioli” propone a la Prof. Mirtha Coutaz debido a que, habiéndose desempeñado como docente del área Lengua y Literatura durante más de 30 años, se ha convertido en un ícono y ejemplo de un trabajo serio, profesional, comprometida con una política educativa basada en la inclusión educativa con calidad en los aprendizajes con fuerte impacto en la  escuela y la comunidad. Durante su paso por la escuela, Mirtha no pasó inadvertida. Se desempeñó como Coordinadora de Área durante más de 10 años, coordinó activamente el proceso de elección y posterior imposición del nombre a nuestra institución, tuvo a su cargo áreas optativas relacionadas con la expresión artística a través de la escritura y el teatro y además, se comprometió con la formación de docentes nóveles, a quienes acompañaba logrando a través de la reflexión crítica y el desarrollo de las habilidades de pensamiento, la resignificación de los aprendizajes y su posterior transposición en el aula de clase. Mirtha, además de estar comprometida académicamente a través de sus publicaciones
y ponencias los cuáles han impactado en muchas áreas de nuestro país, ha sido una profesora ocupada en establecer vínculos positivos con sus estudiantes y a partir de ellos, hacer un andamiaje de sus aprendizajes a través de la Literatura, cuerpo de conocimiento que fue útil como mediador entre ella y lxs estudiantes quiénes en la actualidad, valoran como significativo y trascendente.

Biografía de Mirtha

Mirtha Teresa Coutaz nació en Rafaela el 9 de marzo de 1942 y obtiene su título de Profesora en Letras en la Universidad Católica de Santa Fe. Toda su carrera docente la ejerce en el Instituto Superior del Profesorado Nro. 2, en la Escuela Misericordia y en la E.E.S.O. Nro. 429 “Mario R. Vecchioli” (Ex Escuela de Comercio de Rafaela) como docente de las áreas Lengua y Literatura. Debido a su marcado compromiso y su evidente pasión por la educación, Mirtha se convirtió en una referente en la institución, siendo defensora de la calidad educativa en todos los sentidos. Por un lado, ejercía su rol como formadora de formadores proyectando sus trayectorias académicas construidas y consolidadas a través de innumerables publicaciones que expuso por todo el país. Entre ellas, destacamos los libros Mapa Crítico de la Literatura Argentina, Rutas de Abordaje y la Antología Poética
de Mario Vecchioli, poeta cuyo nombre lleva nuestra escuela y aquellas ponencias sobre diversos temas relacionadas con la metodología de la enseñanza y el análisis literario. Sus estudiantes recuerdan la musicalidad al momento de compartir las obras literarias en voz alta, la generosidad infinita al poner a disposición de ellxs su propia biblioteca y el compromiso indiscutible con la palabra, al habilitar la voz de lxs jóvenes a través de las Lecturas Creadoras, producciones de sus propios estudiantes que atesoró por años. Por el otro, Mirtha fue generadora de proyectos pedagógicos tendientes a resignificar los aprendizajes en forma creativa a través de propuestas relacionadas con el arte y la literatura. Coordinó la Revista Contacto, publicación que surgió de lxs estudiantes y cuyo proceso acompañó desde la constante motivación para la calidad en las producciones y la importancia
en los procesos de comunicación. Se desempeñó como docente tutora, respondiendo al Proyecto de Tutoría que la Escuela Vecchioli sostiene desde tiempos en que la Tutoría era una palabra desconocida, destacando sus tutoradxs la calidez de sus vínculos, su constante predisposición para asumir la escucha activa y, sobre todo, su acompañamiento comprometido, cuidado, responsable que sirvió de puente entre lxs jóvenes, la institución y sus propios aprendizajes. En tiempos en donde la escuela era una institución que excluía y se alejaba de la realidad de los jóvenes, Mirtha lxs abrazó desde el conocimiento y el ejemplo, el trabajo comprometido y a la vez, contenedor, habilitando la palabra y construyendo puentes que llevaron a aprendizajes para toda la vida.