Y a través de su voz, sus gestos, su cálida presencia, escuchamos historias, compartimos emociones, miramos fotos y nos apropiamos de pedacitos de la vida y obra de Mario R. Vecchioli.  ¡Gracias Andrea!