Más que una jornada de adios, fue una para recuperar momentos. Reunidas con protocolo de por medio, le dijimos “hasta siempre” a nuestra querida preceptora Gabi Giay, que comienza un tiempo de jubileo. Gabi ha compartido con nosotrxs el espacio y la experiencia escolar durante mucho tiempo y hoy marca una nueva etapa. La vamos a extrañar, sin duda, pero también sabemos que ella estará disfrutando de las nuevas experiencias que aun están por llegar.

Y nada más hermoso que haber transitado sus últimos minutos en la escuela en este espacio muy querido: nuestro SUM que en otros tiempos fue nuestra Biblioteca. Espacio que la escuela construyó con mucho cariño y que por años vio pasar tantas cosas. Hoy, habiendo dejado la huella que la Vecchioli sabe dejar a través de la obra de la Prof. Eli Barbieri y sus estudiantes de 2do año turno tarde, huella que le da un marco poético al adiós, también se prepara este espacio para vivir nuevas experiencias.

Los tiempos cambian y con ellos, la escuela. Pero nuestro amor, es el mismo.